Autor

Agustí Centelles

Descripción

Guardias de asalto en el Carrer de la Diputació

Año

1936

Fuente

© Centro Documental de la Memoria Histórica, 2019

El fotógrafo autodidacta armado con una Leica

A los trece años, el padre de Agustí le regaló una cámara aunque este estaba deslumbrado por el cine y quería ser operador de cámara. Es a los quince cuando decide ser fotógrafo y se une a la Agrupació Fotográfica de Catalunya, fundada en 1923. Allí asistió a un curso de retoque de negativos mientras aprendía de forma autodidacta la profesión fotográfica. Después de trabajar para varios fotógrafos, como es el caso de Francisco de Baños, y de trabajar con el diario El Día Gráfico, en 1934 decide comenzar a trabajar por su cuenta. Armado con una flamante y rápida Leica III, una cámara que había visto al reportero gráfico deportivo Ramón Claret, recorre las calles vendiendo los resultados a diarios y revistas de la época.

La Agrupació Fotográfica de Catalunya

En Centelles, como en otros grandes nombres de la fotografía de nuestro país, la Agrupació Fotográfica de Catalunya se convirtió en un punto de encuentro y aprendizaje para aquellos que se encontraban interesados en aprender fotografía durante las primeras décadas del siglo XX. El grupo surgió en junio de 1923 como una asociación para aficionados a la fotografía que pretendía difundir esta disciplina en Cataluña. Durante los primeros años de funcionamiento participaron fotógrafos como Joaquim Pla Janini, Emili Godes Hurtado, Claudi Carbonell, Pere Catalá i Pic, Otto Lloyd, Agustí Centelles, Antoni Campañà Bandranas, Salvador Lluch o Joan Porqueras. En los años 60 se convierte en una de las principales sociedades fotográficas de España por su número de socios con nombres tan importantes como Xavier Miserachs, Francesc Català-Roca, Pere Català-Roca, Joan Fontcuberta, Oriol Maspons, Joan Colom, Eugeni Forcano o Antoni Crous. En 1978 se creó el Museo de la Agrupació Fotográfica de Catalunya que dispone de más de 25.000 negativos estereoscópicos de vidrio que retratan Cataluña y el resto de Europa con temáticas variadas. En el año 2006 la Generalitat de Catalunya concedió a la entidad la Creu de Sant Jordi como entidad pionera en Catalunya en la conservación y promoción del arte de la fotografía.

Una maleta con un contenido de gran valor

Cuando en 1939 recibió órdenes de evacuar de Barcelona el archivo fotográfico del ejército Centelles también empaqueta su archivo particular. 4.000 negativos de 35mm sobre la Guerra Civil. Tras su paso por un campo de concentración francés, Centelles confía su valioso archivo a una pareja de Carcasona, a los que pide que lo oculten hasta que él mismo regrese en su busca. En agosto de 1976, casi un año después de la muerte de Franco, Centelles regresa a Carcasona para recuperar sus negativos. Los hijos de los campesinos se lo devolvieron en la misma caja de madera en la que Centelles los había depositado 32 años antes. Centelles empezó a positivar negativos mostrando un material de gran valor para nuestro país.
es_ESSpanish