Autor

Enrique Meneses

Descripción

Fidel Castro

Año

1958

Fuente

© Fundación Enrique Meneses, VEGAP, Madrid, 2019

En Cuba compuesto y sin novia

Enrique Meneses huye por media Europa, hasta llegar a La Habana en 1958, con una prima a la que amaba para lograr que esta se zafase de un matrimonio de conveniencia, siendo incluso perseguidos por la Interpol. Finalmente ella desiste de su huída, cansada de tanto frenesí. Con el recuerdo de esta historia, Meneses —y su experiencia previa como fotógrafo de guerra para Paris Match— busca ganarse la vida colaborando en la prensa local cubana. Es en este punto cuando cae en la cuenta de que nadie había fotografiado a los rebeldes que permanecían ocultos en Sierra Maestra. Un trotamundos con un ojo certero Para Meneses «el periodismo era un 70% de paciencia, un 20% de profesionalidad y un 10% de suerte». Fue corresponsal en la India y en Oriente Medio, fundó la agencia Delta Press, se encontraba en Nueva York como freelance cuando asesinaron a Kennedy, regresa a España y funda la agencia Fotopress, dirige varios programas en TVE, fue director general de ABC de Las Américas y de Playboy. Con esta dilatada experiencia y su búsqueda constante de acción, logra entrevistar a algunos de los personajes más decisivos de la historia contemporánea: Nasser, Hussein de Jordania, Faissal de Arabia, al Dalai Lama, el Sah de Irán, Farah Diba, Salvador Dalí, Martín Luther King Jr, o Mohammed Ali, entre otros. También retrató a Hitchcock, Dylan, Brando, Fonda, Don Juan Carlos y Doña Sofía en su boda.

El periodista total

Chema Conesa dice de él que escribía, hacía fotografías, grababa vídeos… y siempre lo hacía siguiendo su instinto (ya que nunca recibió formación como fotógrafo). En sus fotos no hay flashes, ni retoques, ni edición. No busca la belleza, sino la verdad. «No esperaba el momento, él iba a por lo que quería. Se acercaba al peligro». Y parece que el peligro siempre le sonreía.
es_ESSpanish